Los chicos de blanco

Seguramente muchos de vosotros desconocéis la razón por la cual estoy aquí. ¿O acaso alguien creía que he venido de vacaciones? Sinceramente, dudo mucho que este país pueda ser en su día un destino turístico. Está muy lejos de todo lo que podríamos considerar como ocio, relax o incluso aventura. Aunque pensándolo bien, el solo hecho de salir a la carretera ya es una aventura. ¡Mira, ya hemos encontrado algo que hacer en vacaciones! Está bien, ahora hablemos en serio.

Después de muchos años intentando navegar solos en el mar de la educación, los saudíes se han dado cuenta de que el país está mucho más atrasado que sus vecinos. Han decidido dejarlo en manos extranjeras, y es por eso que han creado los College of Excellence. En concreto, yo llevo dos semanas trabajando en el Mondragón Muhayil Asir College of Excellence (MMACoE) como profesor de inglés. Por supuesto de forma temporal, ya que mi responsabilidad serán las matemáticas y la tecnología, pero de momento hay que poner una base para que nos entendamos.

Edificio donde se alberga el departamento de informática del Mondragón Muhayil Asir College of Excellence
Uno de los ocho edificios del Mondragón Muhayil Asir College of Excellence

El nivel de inglés es básicamente nulo. Quizá podríamos salvar un 20% de los chicos, los cuales saben presentarse y explicarte lo que hacen durante el día, pero poco más. Por esta sencilla razón nos pasamos los primeros días hablando más con signos que con palabras dándole vueltas a la imaginación. Los chicos ponen mucho de su parte y prestan atención, no olvidan que venimos de muy lejos para enseñarles cosas interesantes, razón suficiente para que nos ofrezcan respeto. Sinceramente, me he sorprendido ya que esperaba mucho menos nivel educacional.

La mezquita (izquierda) junto a la cafetería (derecha).
La mezquita (centro) junto a la cafetería (derecha).

Como os podéis imaginar no hay ni una sola mujer en todo el recinto vallado del colegio, y pobre de la que se le ocurra acercarse porque se irá directa a comisaría. Los chicos van vestidos con un thawb blanco, el traje típico saudí, una especie de bata-vestido que llega hasta los tobillos. Algunos de ellos llevan un ghutra, el pañuelo al que nosotros llamamos “palestino”, solo que ellos lo llevan en la cabeza.

Un grupo de estudiantes que se dirigen a la cafetería del Mondragón College of Excellence.
Un grupo de estudiantes que se dirigen a la cafetería del Mondragón College of Excellence.

Una experiencia única, la primera como profesor al frente de una clase. Me encanta esa sensación de poder enseñar y que alguien esté al otro lado dispuesto a escucharte. Atentos, intrigados, expectantes, tienen ganas de saber. Estoy seguro de que este proyecto será positivo, se cumplen todos los requisitos y nosotros tenemos muchas ganas de que funcione. Y vosotros lo sabréis, porque os seguiré explicando muchas cosas del MMACoE y sus chicos de blanco 🙂

Un comentario en “Los chicos de blanco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s