No todo era color de rosa

Hay tres razones posibles para explicar el tema de lo que comienzo a escribir. La primera, que tengo ganas de llegar a casa y pasar un verano fantástico como viene siendo habitual. La segunda, que cuando has decidido abandonar un lugar porque no te convence, de un día para otro empiezas a ver todo lo que te ayudó a tomar esa decisión. Y por último, que cuando llegué aquí estaba demasiado emocionado para dar importancia a lo que podríamos llamar anti-lujos. La causante podría ser una, dos o hasta las tres razones. Sea como sea, desde hace unos días tengo tendencia a ver el lado negativo de este lugar y hoy se me ha ocurrido comentar algunos casos concretos.

El cielo de Muhayil desde casa después de una tormenta.
El cielo de Muhayil desde casa después de una tormenta.

Resulta que en el recinto donde vivimos hay desde ratas hasta serpientes. Bueno, lo de las ratas podría haber terminado porque últimamente hay tres gatos dando vueltas por el patio. La mala noticia es que soy alérgico a ellos, por lo tanto más les vale no acercarse a mí, yo ya se lo he dejado caer. También hay mosquitos, arañas, dragoncillos y termitas. A estas últimas las tengo más o menos controladas desde que les declaré la guerra. Menos mal que la puerta de la calle es metálica, si no ya se la habrían comido y yo habría perdido mi privacidad.

picturecv1
Izquierda: un dragoncillo de los que andan por las paredes, foto cortesía de Carlos (gracias). Derecha: construcciones hechas por las termitas que comparten alojamiento conmigo, aunque el alquiler lo pago yo.

Hace dos días, para variar, se fue la luz por la noche y se desconectó el aire acondicionado. Me desperté por el calor y lo primero que pensé fue “solo tres semanas más”. Al volver la luz no sé si salí ganando o perdiendo, porque con el ruido del aparato tampoco pude volver a dormirme. Como ya comenté en el artículo anterior, mi aparato de aire acondicionado no tiene nada que envidiarle a los motores de un avión. Os cuelgo un vídeo que lo demuestra.

Con este artículo parece que todo haya sido malo, cosa que se aleja mucho de la realidad. El balance es positivo sin duda alguna, pero ya habrá tiempo de contar las buenas experiencias. No sé por cuál de las razones que he explicado al principio, pero hoy era día de críticas negativas. Qué le vamos a hacer, algunos humanos somos así…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s